De todos es sabido que actualmente, todas la empresas se han “abierto” necesariamente al mundo de las nuevas tecnologías. Y digo necesariamente debido a que es tal la dimensión que están adquiriendo las nuevas tecnologías en el mundo actual y, en este caso, en el empresarial, que la sociedad que no se ha incluido en este mundo está condenada al fracaso y la obsolescencia.

En Septiembre de este año comencé a trabajar con una empresa que se dedica a la educación en valores en el ámbito del ocio y del tiempo libre. Dicha empresa realiza ciertos servicios con prestaciones de los ayuntamientos, de manera pública, o totalmente financiado con dinero de la propia empresa.

Pero no es la empresa, en este caso, quien se ha interesado en las nuevas tecnologías con el fin de promocionar su actividad. Han sido las personas que se encargan del funcionamiento del centro quienes tomaron esta decisión. Hace ya algún tiempo se tomó conciencia del impacto que tenían las nuevas tecnologías en los usuarios o posibles usuarios del centro. También se tomó conciencia de que la apertura de una red social relacionada, podría facilitar enormemente las tareas de difusión de actividades y servicios que se ofertan habitualmente en el mismo.

De este modo y, de manera conjunta con la Concejalía, el centro abrió una página en Facebook del que pueden ser “amigos” todas las personas que lo deseen. Con una organización previa, se establecen diferentes grupos de amigos, dependiendo de si son usuarios actuales del centro, el grupo en el que están sus hijos, o si pueden estar interesados en servicios que se ofrecen en el centro.

Además de esto, el soporte de Facebook supone una herramiento muy útil de adquisición de correos electrónicos de los usuarios para el correspondiente envío de información. Además, el centro cuenta con un programa que le permite, previo consentimiento de los usuarios, la difusión de información a través de sms de forma instantánea y muy directa al usuario.

En este caso, las nuevas tecnologías son el medio por el cual se pretende llegar a un fin, que, en este caso, se aleja de un beneficio para una empresa: se trata de dar la mayor difusión posible y poner al servicio de la máxima población posible de un servicio totalmente público y gratuito.

Es un ejemplo más del alcance y el impacto que pueden crear las nuevas tecnologías en todos los ámbitos de esta sociedad, no solamente en el ámbito privado del beneficio y el negocio, sino también en el ámbito público de los servicios gratuitos y el bienestar social.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s